La curva del olvido de Ebbinghaus y estrategias de aprendizaje.

Hermann Ebbinghaus fue uno de los primeros psicólogos en estudiar la memoria humana. El experimento que le hizo hallar la curva del olvido lo realizó consigo mismo a lo largo de 22 años. La curva del olvido de Ebbinghaus, que también ha sido hallada después por otros científicos aunque con pequeñas variaciones, nos viene a decir lo siguiente:

17264196_1855903107965656_7661559157107532005_n

Ebbinghaus descubrió que tras memorizar una serie de sílabas sin sentido por repetición y medir su recuperación memorística, sólo recordaba
-El 44,2% a la hora siguiente.
-El 33,7% al día siguiente.
-El 27,8% a los dos días siguientes.
-El 25,4% a los seis días siguientes.
El olvido se produce rapidamente y la curva del olvido se va suavizando a lo largo del tiempo como muestra la siguiente imagen:
17309589_1855879381301362_8087326686829680220_n
Ebbinghaus también estudió la curvo del olvido de contenido con sentido. La curva es similar, pero la caída es mucho menor. Extrajo dos conclusiones: necesitaba de muchas menos repeticiones para la memorización (10 frente a 1), y el recuerdo de lo aprendido duraba más en el tiempo.
Otros autores también han estudiado la curva del olvido. Esta se va atenuando con cada repaso (Salisbury 1990) y los intervalos entre cada repaso pueden hacerse cada vez más largos sin pérdida de eficacia (Landauer y Bjork 1978; Cull et al. 1996):
17156069_1855891247966842_2321959357828958134_n
Tras repetidos repasos espaciados en el tiempo, se puede observar en la imagen que la curva del olvido se va suavizando, lo que significa que la pérdida de memoria después de cada repaso es menor, consolidándose lo aprendido en el tiempo.
¿Cómo podemos mejorar la memorización?
1-Etchepareborda (2005) nos da unas pautas. Aprendizaje multisensorial, haciendo que intervenga el mayor número de sentidos posibles a la hora de retener los datos; facilitar la concentración creando un entorno adecuado libre de interferencias; aplicar el aprendizaje significativo, relacionando lo nuevo con lo ya aprendido; recuperar la información fraccionada, de adelante hacia atrás y viceversa, comprobando cada cierto tiempo nuestra capacidad de memorizar.
2-Fabricio Ballarini (2015) ha descubierto que los aprendizajes que se producen durante una hora antes y una hora después de haber vivido un hecho novedoso y motivador, se recuerdan mejor que el resto, por lo que el proceso de aprendizaje realizado en esa franja de tiempo es más eficaz.
3-Salisbury (1990) nos demuestra con su experimento científico, que la repetición constante pero cada vez más espaciada en el tiempo es sinónimo de éxito.

17264851_1855903234632310_1463131369487121634_n

Bibliografía consultada:
*Hellmuth Benesch. Atlas de psicología, volumen 1.
*Richard J. Gerrig,Philip G. Zimbardo. Psicología y vida.
*Rubén Ardila. Psicología del aprendizaje.
Imágenes extraídas de:
*www.elartedelamemoria.org
Artículo escrito por Melanie González.